Alumnos/Escuela

imageLa opinión de los alumnos es la mejor descripción que se puede dar sobre el método de enseñanza impartido por una Escuela, su eficacia, grado de eficiencia y, en definitiva, de su calidad. Esta entrada pretende ser un punto de referencia de los alumnos de la Escuela Sagunt Bonsái, donde puedan expresar su grado de satisfacción o realizar críticas constructivas, que permitan avanzar en su formación.

De antemano os agradezco vuestra decisión al haber elegido esta Escuela para avanzar al nivel que os hayáis propuesto en el Arte Bonsái y espero que con la realización de los Cursos y Talleres, durante el tiempo necesario, finalmente alcancéis a nuestro lado vuestros objetivos a priori planteados.

Creo no equivocarme si digo que los métodos de enseñanza seguidos (no suelen ser los habituales en esta disciplina), incidiendo más en la explicación y comprensión de los temas abordados, y siempre apoyándose en una gran base teórica, aplicando a la vez la lógica y el entendimiento.

Por eso nos identificamos con la palabra Escuela y no pretendemos ser ni Tienda, ni Estudio, ni Asociación, ya que lo que de verdad nos mueve es la enseñanza, en una afición donde de por sí existe mucha información controvertida, por no decir contradictoria.

Sin más que añadir, y agradeciendo el interés espero vuestros comentarios… Nos mueve la misma pasión…

image

Naturaleza efímera

En filosofía oriental, las cualidades transitorias y efímeras de la naturaleza son por definición difíciles de contener y controlar, y sirven así para dirigir nuestra atención, a esos pequeños y sutiles cambios que ocurren alrededor de nosotros. En vez de reforzar la temática de colores otoñales, el estado sin hojas del árbol, incide indicándonos la proximidad del invierno, creando un austero contraste con las tonalidades otoñales de sus hermanos caducos.

Keshuridashi

Nadie duda de la belleza de los jines y sharis que se pueden apreciar en algunos bonsáis imponentes, que tratan de emular a sus congéneres viviendo en la naturaleza expuestos a muy duras condiciones en las zonas más agrestes. El trabajo de la madera seca en bonsái consiste en descubrir este registro viviente. De lo que se trata es de ir eliminando aquellas partes muy deterioradas y en mal estado, para descubrir la belleza que se esconde en el corazón del árbol. Las capas exteriores, que suelen ser más claras y blandas, se pudren con facilidad. En la naturaleza estas capas desaparecen con los años, dejando al descubierto el duro corazón de la madera de color mucho más rojizo. El sol y el aire se encargan posteriormente de blanquearla y el viento que arrastra partículas de arena la va puliendo.

image

Cuando se trabaja la madera de un bonsái, deberemos eliminar las capas superficiales, siempre siguiendo las venas naturales de la madera a favor de fibra. Las ramas secas se romperán, simulando los mismos procesos que crean los bonitos jines en los árboles silvestres. Así, conseguiremos ir descubriendo los dibujos que el tiempo ha escondido dentro de la madera.

image

Con el paso de los años y su exposición a los elementos y la intemperie, su superficie irá tomando una preciosa patina gris, adquiriendo la cualidad de la madera de los árboles que sobreviven entre las rocas. Es por eso que el trabajo de la madera siguiendo procesos manuales y naturales, recibe en japonés el nombre de “keshuridashi”, que quiere decir “descubrir la belleza escondida”. No se trata de esculpir (método tan frecuente en Occidente mediante el uso de máquinas eléctricas que permiten un trabajo acelerado y un acabado de dudosa calidad), sino de descubrir.

image

Maestro/Alumno

Maestro: ¿Qué ves?

Aprendiz: Un viejo árbol medio podrido.

Maestro: Ves pero no ves, en él duerme un Dragón.

Más tarde el aprendiz pregunta a un alumno más experimentado: ¿Qué debo hacer?, sólo veo un viejo árbol podrido. A lo que el otro sonriente le responde: Yo empezaría por quitar lo podrido, pero sin despertar al Dragón.

Anónimo

“El Monje mandó a su discípulo a limpiar el jardín. Una vez que éste barrió todas las hojas caídas durante el otoño, fue a buscar al maestro para dicirle que había terminado el trabajo. El maestro regresó al jardín y, después de contemplarlo, tomó un puñado de hojas de Arce y lanzándolas al aire sentenció, -ahora sí está terminado el trabajo-.”

Densho anónimo

img_3848

Página 25 de 28« Primera...1020...2324252627...Última »