Hoy os traemos algunos ejemplos del trabajo de ese material a priori “catalogado” de escaso potencial, en el que realizando una gran labor y esfuerzo de simplificación para encontrar su lado más atractivo, al final puede resultar sumamente interesante…

Pino Mugo (Pinus mugo) donde se aprecia el pequeño calibre del tronco y la falta de carácter en el tachiagari.

Como bonsái de tamaño Shohin aumenta significativamente su calidad.

Pino Albar (Pinus sylvestris) antes de su diseño.

Aspecto final.