Hoy nos toca hablar de árboles singulares y no podemos dejar de mencionar La Sabina de El Hierro (Juniperus turbinata subespecie canariensis), localizada en la isla del mismo nombre dentro del Archipiélago Canario (España). Se trata de un árbol pequeño endémico de Canarias y Madeira, variante de la Sabina Mediterránea (Juniperus phoenicea). Es una de las especies más importantes del bosque termófilo donde forma sabinares. Es símbolo vegetal de El Hierro donde le tienen un especial cariño. Azotadas implacablemente por los vientos atlánticos, las sabinas de este islote muestran un espectáculo sin igual: caprichosas formas donde las raíces se confunden con las ramas, retorcidos portes que se arrastran a ras de suelo y extrañas figuras que parecen extraídas de una obra surrealista de Dalí. Ejemplares salvajes y extremos como estos son los que nos hacen comprender que siempre seremos unos meros aprendices, con mucho que aprender de la gran Maestra que es la Naturaleza…

© Gobierno de Canarias