Marco Alfaro
(Albacete – España)

Aprovecho la oportunidad que me brinda Marcial de usar la sección de Alumnos de la web de la Escuela, para mostrarle mi más sincero agradecimiento por todos los conocimientos que me está aportando, que han supuesto un cambio radical y profundo en mi forma de ver el bonsái y entender su filosofía y todo el universo que lo rodea.

Desde siempre he sentido pasión por el complejo y particular mundo del bonsái y ya en mi niñez dedicaba gran parte de mi tiempo a su cuidado y cultivo. Si bien no eran ejemplares muy potentes ni de mucha calidad, para mí eran simplemente los mejores porque se trataba de mis árboles. Los he venido manteniendo y trabajando con los conocimientos adquiridos durante todos estos años, poco a poco, hasta alcanzar cierta experiencia mediante los cursos a los que he ido asistiendo, así como con la lectura constante de libros especializados en la materia. También he dedicado tiempo a buscar y ver múltiples vídeos sobre bonsái en redes sociales e internet.

El confinamiento motivado por la pandemia del Coronavirus, así como mis ganas de seguir aprendiendo me animaron a decidir apuntarme, junto con otros 2 amigos de Albacete, a la escuela de Marcial, ya que teníamos muy buenas referencias por sus trabajos, su amplia experiencia y su gran conocimiento del bonsái visto como Arte. La verdad es que la decisión que tomamos no pudo ser más acertada. Tras completar su Curso Avanzado, mi conocimiento del bonsái ha llegado a alcanzar unas cotas tan elevadas que jamás hubiera ni imaginado, de un sinfín de aspectos sobre el arte del bonsái que desconocía por completo. Ahora, viendo el camino recorrido y el esfuerzo dedicado llego a la conclusión de que sin su indispensable ayuda esto no hubiera sido posible.

En definitiva, estoy muy contento y satisfecho de pertenecer a su Escuela y seguir ampliando día a día mi saber gracias a su oportuna e inestimable dedicación.

Gracias Maestro por enseñarnos y hacernos comprender el bonsai de otra manera.



Borja Zamora
(Madrid – España)

La verdad es que siempre me he sentido atraído por este arte, por toda la filosofía japonesa y su concepción tanto de lo bello, como del esfuerzo que requiere llegar a una meta que implica recorrer un largo camino. Sintiéndome identificado con estos valores, mi primera aproximación al bonsái se produjo a los 15 años con un árbol comercial. Sin saber y sin tener todavía claro lo que supondría para mí esta afición en el futuro, permití que muriera por falta de conocimientos.

No fue hasta mucho más tarde, cuando volví a acercarme a este extenso y fantástico mundo, pero con una mente más consolidada. Lo que comenzó siendo un regalo de mi hermana de su viaje a Japón en forma de «semillas de bonsai»que ahora recuerdo con gran nostalgia, se convirtió súbitamente en lo que hoy en día para mí supone una verdadera pasión. Horas y horas de estudio que con el paso del tiempo se convirtieron en meses y años de dedicación me llevaron a decidirme a comprar mi primer bonsái que a día de hoy aún conservo, un pequeño olmo.


Encontrar a Marcial, tras muchas horas de vídeos, libros, foros… ha sido como saltar desde la piscina al vasto océano que representa este gran universo que es el arte bonsái. Ver la metodología y gran pasión con la que Marcial intenta transmitir sus conocimientos y la dedicación plena que tiene al estudio del bonsái, me hace pensar que estoy recorriendo la senda correcta y que, aunque él está a muchos años de ventaja, ese es el posicionamiento con el que me siento más identificado.

Precisamente ese sentimiento preciso de que el trabajo duro es el que conduce a los resultados, y que no soy el único que busca a cada momento el poder dedicarme al aprendizaje del bonsái, es lo que me hace querer seguir en esta Escuela y avanzar cada día más y más.

Agradezco sinceramente a Marcial por enseñarme unas huellas en el camino con las que me identifico plenamente y que marcan el sendero por el que quiero proseguir esta emocionante andadura de aproximación al conocimiento de este noble arte que no parece tener fin. Mediante esta filosofía y con trabajo constante, no solo de estudio teórico, sino de evolución completa junto con mis árboles, es con la que voy a continuar avanzando hasta alcanzar mi ansiada meta.

La verdad es que podría escribir durante mucho más tiempo, pero creo que lo mejor, si os interesa conocer más la escuela de Sagunt Bonsái, es que os animéis a probar un día.

Gracias.



Ronald Llanque
(Bolivia – Sudámerica)

Me llamo Ronald y soy un aficionado al bonsái de Bolivia. Tras ver los trabajos de Marcial y descubrir su Curso online y sus Monográficos decidí contactar con la Escuela para empezar a dar las Clases. Tras haber visto ya los primeros Temas del Curso Avanzado de Arte Bonsái, no puedo hacer otra cosa más que recomendarlo al 100%. He ido formándome y estudiando bonsái con otros Maestros, pero puedo ya afirmar que los contenidos y la forma de explicar de Marcial marcan un antes y un después.

El extenso temario teórico sigue un proceso de aprendizaje lógico y empieza con el cultivo, para luego adentrarnos en las técnicas de formación y refinado de un bonsái, pasando por el diseño y la estética, para terminar con el estudio del arte de exponer o (Keido). Todos los conocimientos se explican con sumo detalle y se incide especialmente en todos los aspectos importantes de la temática tratada, obteniendo al final una idea muy precisa de los conceptos estudiados. Ahora mismo me encuentro cursando el segundo modulo, más orientado al diseño y la estética, para posteriormente adentrarme en el complejo arte de exponer de forma correcta un bonsái.

Al final, aunque no sin esfuerzo, constancia y dedicación todo acaba siendo claro y sencillo, empezando a abrir ante tus ojos un nuevo universo y una forma muy distinta de ver un bonsái.

La dedicación de Marcial por resolver todas nuestras dudas es de admirar y se nota que le mueve la enseñanza y la pasión por lo que hace.

Como último deseo solo espero seguir avanzando y aprendiendo cada día más de este maravilloso mundo que resulta ser el Bonsái.

Un saludo,

Ronald



Maite
(Valencia – España)

Siempre me llamó la atención el mundo del bonsái. De hecho había tenido de vez en cuando algunas especies, que terminaron muriéndose por falta de experiencia. Durante el transcurso del año 2015, tuve la gran suerte de conocer por medio de Facebook, a quién hoy en día es mi maestro en la Escuela Sagunt Bonsái (a la que estoy orgullosa de pertenecer). Los consejos de Marcial me ayudaron a adquirir, cultivar y modelar mis bonsáis. He tenido el privilegio de formar parte de los comienzos de mi escuela: cada clase está llena de conocimientos y disci