Esta entrada es en agradecimiento a Manolo de Segorbe, por haberme dejado su tejo para trabajarlo. Lleva muchos años en Bonsái y sé que se aprecia muchísimo sus árboles (no puede ser de otra forma en alguien que hasta recoge lluvia para regarlos con la mejor agua posible). Por ello, lo he trabajado como si fuera un árbol mío…

¡Deseo que os guste!