Ahora le toca el turno a este Ficus que a priori puede parecer un material mediocre, aunque  sabiendo buscar el frente adecuado con el que resaltar su bonito movimiento natural del tachiagari (tronco), haciendo una poda de selección, un correcto alambrado y un buen posicionado de ramas, el resultado acaba siendo más que digno…

Aspecto previo a los trabajos.

Tras el cambio de frente y su posterior diseño.