Talleres

Un Extravagante Pino

Este Pino Albar (Pinus sylvestris) crecía a ras de suelo en una zona rocosa complicada. Esa particularidad le hizo adoptar unas formas peculiares y muy originales en tronco y ramas. Para su diseño se buscó una forma extrema, en la que fue necesario eliminar tres cuartas partes del árbol. Al final creo que el resultado ha merecido la pena creándose un bonsái muy original. Es sólo una primera formación pero parece que su futuro puede llegar a ser muy prometedor…

Estado inicial.

Resultado final (maceta fotomontaje).

El futuro…

El Olmo de Víctor

A este Olmo Chino (Ulmus parvifolia) se le había ido podando el exterior sin cuidar la ramificación interior, por lo que mostraba el verde muy alejado del tronco y un entramado enmarañado, que nada tiene que ver con la estructura de la copa de un bonsái de calidad. En el Taller realizado se procedió a eliminar todas las ramas incorrectas, que formaban una masa tupida, así como aquellas que no entraban en el diseño. Tras el alambrado y posicionado de las masas, se creó un estilo inclinado (shakan) más compacto y armónico. En el futuro habrá que ir aumentando el vigor de las ramas principales más bajas (ichinoeda, sashieda, ushiroeda) y controlar la fuerza apical, para al final conseguir un árbol mucho más equilibrado.

Estado inicial.

Aspecto final (maceta fotomontaje).

Víctor con su Olmo.

Javier y Su Pino

De nuevo vemos a Javier de Guadalajara mostrando orgulloso su Pino Albar (Pinus sylvestris), tras pasar por el taller de la Escuela. Habrá que seguir trabajando para ir definiendo los pisos y mejorando los espacios vacíos, mediante la reducción del tamaño de las acículas, año tras año, a medida que se vaya aumentando la ramificación.

Javier, Alumno De Guadalajara

Aquí vemos a Javier, alumno de la Escuela Sagunt Bonsái, con su Tejo (Taxus baccata) recién formado. Todavía queda un largo camino que recorrer para ir madurando la ramificación, las masas de verde y darle mayor entidad y carácter al sabamiki que muestra el tachiagari. Con el tiempo llegará a ser un bonsái digno, pero para eso habrá que buscarle una maceta apropiada que realce todos sus atributos.

Gracias Javier por confiar en la Escuela para trabajar tus árboles…

Rizando El Rizo

Para el diseño de este Juniperus existían dos posibles opciones. La más sencilla y que resultaba evidente a todas luces, consistía en prescindir de la rama con forma de “looping” que presentaba el verde sólo en el extremo y completamente alejado del tronco, con lo que obtendríamos un bonsái más compacto, abigarrado y masculino. El problema de esa opción radicaba en que tampoco era un material con muchos jines ni sharis extremos, como para buscar y potenciar ese carácter. La opción con una técnica más complicada, pero que podría potenciar los atributos de este ejemplar, implicaba tener que vaciar el duramente de la madera muerta del shari de esa rama, colocar un tutor y enrafiar. Con esta elección se conseguía proporcionar al árbol de un carácter más femenino, con el que se resaltarían las elegantes curvas que presentaba esta bonita Sabina. A continuación vemos el resultado…

 (Maceta fotomontaje)

En el próximo trabajo quizá haya que ajustar más el perfil de la sashieda.

Ficus retusa

A continuación se muestra el trabajo de diseño sobre un Ficus retusa que su propietario ha tenido durante muchos años sin tocar, por lo que ha sido preciso realizar una poda severa de todas las ramas, que habían crecido desmesuradamente y carecían de la necesaria conicidad. El nebari de este árbol es muy interesante y el porte resulta majestuoso. Efectuando las técnicas necesarias para ir creando una copa bien ramificada, se conseguirá llevar a este ejemplar al lugar que merece.

Padre E Hijo

El trabajo de este Arce Japonés (Acer palmatum) ha consistido en tratar de unificar la forma de los dos tronco en una única copa, para conseguir transmitir la auténtica esencia del estilo Sokan o doble tronco.

(Maceta fotomontaje)

El futuro…

Un Elegante Pino Silvestre

Este Pino Albar (Pinus silvestris) llevaba muchos años sin trabajarse y había adquirido una apariencia caótica, que afectaba negativamente a sus elegantes atributos innatos. Tras un día de trabajo conseguimos recuperar su apariencia, logrando no despertar el dragón que duerme dentro de todo buen bonsái.

(Maceta fotomontaje)

El Tejo de Javier

A continuación se muestra el primer trabajo de formación de este Tejo (Taxus cuspidata) que parecía más un seto que un bonsái. Habrá que seguir el camino para que alcance su madurez y llegue a ser un buen árbol.

(Maceta fotomontaje)

La Sabina de Alex

Otro de los materiales trabajados con Alex el día 1 de noviembre fue esta Sabina (Juniperus sabina) con bonito movimiento. El planteamiento inicial de diseño que tenía en Cascada se consideró inadecuado, pues así el punto de interés focal (shari en espiral del centro del tachiagari) quedaba alejado de la copa que se precipitaba en caída libre. Además, el nacimiento y tramo inicial del tronco tampoco era el ideal para crear un bonsái Kengai, ni la rama principal poseía el suficiente carácter.

Por todo ello y tras un detallado análisis, se decidió compactar el verde alrededor de las partes más llamativas de este ejemplar, para realzar la belleza del conjunto. Fue necesario cambiar bruscamente el ángulo de plantado y realizar algunas torsiones importantes. El pesado jin de la derecha necesitará rebajarse y refinarse en un futuro y habrá que seguir trabajando para ir definiendo y densificando las masas de verde, que deben ser pequeñas y proporcionadas para que encajen con el aspecto elegante, delicado y femenino de este árbol.

(Maceta fotomontaje)

Página 1 de 512345