Cursos

7 06 2017

Estudio de Árboles Kokufu

Por |7 junio 2017|Cursos|Sin comentarios

Aunque la imagen que se muestra más abajo pueda parecer a simple vista producto de los garabatos realizados por un niño, lo cierto es que los diferentes colores en realidad señalan algunos de los elementos del diseño, que se estudian en las Clases de Estética del Curso sobre Arte Bonsái impartido por la Escuela. Generalmente un bonsái resulta mucho más atractivo si se saben trabajar todos estos conceptos, de sobra conocidos en otras disciplinas artísticas, como la pintura, escultura, etc. No por casualidad se analizan y frecuentemente los utilizan los artistas, para recrear en el espectador que se deleita frente a una obra de arte, las sensaciones que su autor quiso provocar. Ahora, con los Temas 5, 6, 7 y 9 es posible averiguar por qué algunas obras maestras del bonsái, nos resultan tan sumamente bellas cuando las contemplamos. Al enfrentemos a la formación de un ejemplar como futuro bonsái, será mucho más sencillo obtener un resultado satisfactorio si conocemos y trabajamos previamente estas técnicas. Por ello, es muy importante tenerlas en cuenta y dominarlas si se quiere mejorar la calidad de nuestros árboles.

  • Visita el apartado de Clases Teóricas de la Escuela, donde podrás descargar los diferentes Temas:

23 05 2017

Ramas

Por |23 mayo 2017|Cursos|Sin comentarios

Las ramas principales, aquellas que proporcionan al árbol su forma básica, se llaman yaku-eda. Las ramas consideradas indeseables o que generan alguna dificultad se denominan imi-eda.

YAKU-EDA (RAMAS DESEABLES)

  • Ichi-no-eda (primera rama)

Ésta es la rama que primero emerge desde el tronco. Visualmente es también la más pesada, larga y la que proporciona el carácter al resto del bonsái. En otras palabras, si esta rama es recta las otras también deberán serlo y viceversa. Ha de emerger del tachiagari, bien a izquierda o derecha, pero nunca dirigirse hacia el frente o atrás. La siguiente rama, la segunda teniendo en cuenta su posición, es la ni-no-eda, la tercera, san-no-eda, etc.

  • Sashi-eda (rama principal)

Es la rama más grande del árbol y la más importante en la creación de un estilo. Generalmente es la misma que la ichi-no-eda.

  • Uke-eda (rama de contrabalance)

Se extiende en dirección opuesta a la sashi-eda. Es importante porque proporciona al conjunto la necesaria sensación de equilibrio.

  • Mae-eda (rama frontal) y ura-eda (rama trasera)

Un bonsái puede mostrar una antiestética imagen bidimensional sin ellas. Son las que dotan al árbol de profundidad. La rama trasera probablemente sea la más importante de las dos, por ello se debe cuidar mucho su diseño y posición para que desempeñe su papel a la perfección. La rama frontal se coloca por encima del nivel de los ojos (cuando el bonsái se encuentra en su posición correcta) y nunca debe apuntar directamente al observador, siendo preferible que se desvíe ligeramente a derecha o izquierda.

  • Futokoro-eda (ramas de relleno)

Estas ramas son las encargadas de cubrir el resto de espacios, que conformarán la copa del árbol.

  • Ochi-eda (ramas inclinadas)

En algunos bonsáis determinadas ramas se entrenan, para que se inclinen o tengan una caída pronunciada hacia uno de los lados. Esta técnica crea un movimiento armónico y genera un punto de interés.

IMI-EDA (RAMAS INDESEABLES)

  • Kuruma-eda (ramas en forma de radios de rueda)

Ramas que emergen alrededor del tronco al mismo nivel semejan los radios de una rueda. Estas formas son muy habituales en pinos, por el patrón natural de crecimiento radial que muestran. Si se dejan, la circulación de savia en esos puntos será más elevada, lo que se traducirá en un engrosamiento mayor de esa zona, con lo que la conicidad del tronco se verá comprometida. Normalmente se eliminan las ramas centrales más fuertes y se dejan, para que se desarrollen, los brotes laterales más débiles.

  • Kannuki-eda (ramas opuestas)

Son ramas que aparecen en el lado opuesto al de otra rama que ya existe a esa misma altura. Si no se elimina una de las dos, en ese tramo el tronco adquirirá un aspecto antinatural.

  • Kasanari-eda (ramas solapadas y paralelas)

Dos ramas creciendo cercanas, en la misma dirección y en el mismo lado del árbol acabarán siendo problemáticas. Aparte de por cuestiones estéticas, horticulturalmente la rama superior proyectará su sombra sobre la inferior, que se irá debilitando y secando, hasta que no quede más remedio que elimarla por completo. Es mejor anticiparse a estos inconvenientes durante el diseño de un árbol y solventarlos antes de que ya no haya solución o resulte más compleja.

  • Tsukidashi-eda (rama directa al ojo)

Una rama que apunta directamente al espectador produce un efecto desagradable. Es como si su extremo quisiera pincharnos. Tales ramas deben ser eliminadas por completo o bien modificar su ángulo mediante tensores o alambrado, para que no se dirijan directamente hacia nosotros.

  • Hara-eda (rama en el interior de una curva)

Las ramas que salen del interior de una curva del tronco tienen un aspecto poco natural y deben suprimirse.

  • Sakasa-eda (rama que cruza)

Está es una rama que tiene su nacimiento en un lateral, pero se curva y dirige en sentido contrario, cruzando el tronco y moviéndose en dirección opuesta. Se trata de ramas que crean confusión y no resultan estéticas, por lo que hay que prescindir de ellas.

15 05 2017

Curva Interior e Inclinación al Frente

Por |15 mayo 2017|Cursos|Sin comentarios

La Regla del Lado Interior de la Curva

Una de las características de los bonsáis, que más los diferencia del resto de plantas cultivadas, es la importancia que se da a la belleza del tronco. Hay muchos criterios que sirven para valorar la estética de los árboles y plantas. Uno de ellos es la prioridad de los aspectos destacables.

Por ejemplo, en una azalea en flor, cultivada como planta de adorno en una maceta de plástico, lo más importante son las flores, luego viene la calidad de las hojas y la estructura de ramas. A una planta no se le da mucha importancia al tronco ni al nebari.

En cambio, desde el punto de vista de los bonsáis, lo más significativo es que el tronco sea atractivo, incluyendo el nebari (base del árbol) y el tachiagari (parte baja hasta la primera rama donde se inicia el movimiento). Luego está la delicadeza de la ramificación y hojas.

Es evidente que en un bonsái de flores éstas destacan mucho, pero se les da bastante menos protagonismo que el que tienen en las plantas de adorno. Normalmente en los troncos curvados, la mayor parte de ramas y hojas se localizan en el lado exterior de las curvas. Así, se aprecia mejor su aspecto al mirarlos desde el interior de las curvas.

Por tanto, para decidir el frente por poner un ejemplo de un estilo moyogui, lo colocaremos del lado del que la primera curva se nos muestre en su mayor amplitud, y además por la parte en la que dicha curva se incline hacia el frente, pues hay que tener en cuenta que las curvas se desarrollan en tres dimensiones y no son planas. Es decir, las miraremos desde el lado interior de la curva, regla que recibe precisamente este nombre. No es por casualidad que cuando miremos un objeto, éste nos parezca más atractivo generalmente, si lo apreciamos desde el interior de la curva y por ello las formas cóncavas suelen parecernos más bonitas que las convexas.

 

La Regla de la Inclinación hacia el Frente

Cuando contemplamos un árbol gigantesco, o un gran edificio, nos parece que se inclinan hacia nosotros. A pesar de esta ilusión óptica, sabemos que los árboles crecen verticales. Si miramos un árbol desde el lado interior de la curva, aún dará más la sensación de que el tronco se dirige en nuestra dirección. Es como si quisiera envolvernos con sus ramas. Por eso, al plantar los bonsáis siempre los inclinaremos un poco hacia adelante. De esta manera, parecerá como si viniera hacia nosotros y nos rodeará como los grandes árboles y sus ramas traseras conseguirán dar mayor sensación de profundidad. Esta es otra de las reglas, la de la inclinación hacia el frente.

Si te parecen interesantes todos estos conceptos, quizá te plantees seguir estudiando y aprendiendo sobre el Arte Bonsái. En la Escuela tienes a tu disposición un temario muy completo, que abarca un amplio contenido con el que llegarás a adquirir los conocimientos suficientes, como para alcanzar un nivel avanzado en esta disciplina…

¡No dejes pasar la oportunidad!

  • Visita el apartado de Clases Teóricas de la Escuela, donde podrás descargar los diferentes Temas:

9 05 2017

La Escuela

Por |9 mayo 2017|Cursos, Talleres|Sin comentarios

Hoy cómo no, toca hablar un poco de la Escuela Sagunt Bonsái. Impartimos las clases presenciales y talleres en Puerto de Sagunto (Valencia) y también organizamos esas mismas actividades a lo largo del año en Carranque (Toledo). Respecto a los asistentes hay alumnos tanto de Valencia como de Toledo, incluso de otros lugares de España (Madrid, León, Guadalajara) e internacionales (Argentina y Chile). Existe la posibilidad de recibir el aprendizaje teórico a distancia (online a través de Skype) y se puede dar todo el curso sin problemas mediante estas tecnologías. El curso consta de 10 temas y al final se puede solicitar la realización de un examen, para conseguir un diploma acreditativo de la formación adquirida (superando satisfactoriamente el 75% de las preguntas planteadas). Si se está interesado en algún tema en particular, es posible verlo por separado, pero para obtener una visión completa de este Arte y seguir un proceso de aprendizaje lógico, lo ideal es dar todo el temario, empezando por el primer tema y siguiendo el orden preestablecido.

Cada clase teórica cuesta 15 € y tiene una duración aproximada de unas 3 horas. Los horarios son adaptables al alumno y el temario se explica y amplia en cada clase, proporcionándosele al interesado en PDF para futuras consultas. Durante la clase se resuelve cualquier duda que pueda presentarse. Posteriormente, si al alumno le surgen nuevas cuestiones sobre los contenidos estudiados, los puede trasladar al profesor para aclararlos y que al final todo se comprenda a la perfección. Los alumnos que dan clases y/o talleres en la Escuela, tienen a su disposición un grupo de whatsapp donde pueden mantener una comunicación fluida con el maestro y el resto de estudiantes.

Si estás interesado en adentrarte en esta bonita disciplina con mi Escuela, no dudes en ponerte en contacto conmigo. Las clases se adaptan a los conocimientos del alumno y dando el temario en su totalidad, se puede conseguir una muy buena base teórica en Arte Bonsái. El curso trata gran cantidad de temas, pero en los que más se centra es en los menos conocidos y de más difícil comprensión, que no son otros que los de diseño y estética (profundizando a un nivel poco habitual fuera de Japón). Por eso, no es de extrañar que esta temática abarque varias clases aunque el curso, como debe ser, empiece por el cultivo y otras técnicas de mantenimiento y modelado (trasplante, poda, alambrado, etc.). También se estudian las Plagas y los Fitosanitarios, pues sin un árbol sano su diseño, estética y exposición no podrían llevarse a cabo de forma satisfactoria. Una vez completado este curso de nivel medio-avanzado, existe la posibilidad de realizar prácticas asistidas por ordenador sobre diseño y estética en otro módulo, para perfeccionar las habilidades al respecto, que suelen ser las más difíciles de adquirir para alcanzar ya un grado de maestría.

2 05 2017

Los Olvidados Espacios Vacíos

Por |2 mayo 2017|Cursos|Sin comentarios

Quizá por nuestra propia naturaleza tan visual, tendemos a considerar que algo tiene un aspecto dado por los elementos que vemos y no caemos en la cuenta que lo que realmente interviene en la apreciación de su apariencia, son los espacios vacíos que definen su imagen. Cuando se empieza en el arte del bonsái, nuestra vista todavía no ha sido adiestrada, por lo que podemos creer que las siluetas de los árboles son el producto del crecimiento más o menos ordenado de ramas y hojas y que al final, el objetivo es conseguir una copa exhuberante, de forma más o menos triangular y con una gran ramificación. Algunos piensan que eso hablará de nuestro experimentado cultivo y es cierto, pero si no tenemos en cuenta otras consideraciones, al final no será más que una forma particular de jardinería. Si queremos adentrarnos en la dimensión del Arte y que cuando nuestro árbol sea admirado, cause en el observador sensaciones que le hagan quedarse contemplándolo, deberemos entender cómo funciona nuestro mente y sobre todo qué cosas nos parecen estéticamente más atrayentes. Los objetos animados o inanimados, con una estructura interesante que muestran asimetrías, equilibrio, pero a la vez dinamismo y armonía, nos resultarán en general mucho más bellos.

Llegados a este punto es cuando deberemos entender el papel que juegan los espacios vacíos en un bonsái. Estos pueden hacer que nuestra vista se dirija a un lugar determinado que nos interese resaltar o marcar la dirección hacia dónde fluyen tronco, ramas y masas de verde. Sin espacios vacíos, sólo tendremos un simple árbol más o menos podado plantado en una maceta. Hay que resaltar que los espacios vacíos también adoptan formas y éstas pueden ser más o menos amplias e importantes y resultar de mayor o menor atractivo, según sea su diseño. Si conseguimos dominar la creación de bonitos e interesantes espacios vacíos, habremos avanzado mucho hacia la formación de bonsáis de calidad. No es un casual que muchos bonsáis considerados obras maestras exhiban un trabajo muy cuidado de estos espacios y los grandes maestros se interesen y preocupen en gran medida de ellos.

Esquematización de algunos tipos de formas adquiridas por los espacios vacíos en bonsái (en este caso los creados por el nivel del sustrato, con el perfil del tachiagari y el borde inferior de la sashieda). Todos se consideran incorrectos por su simetría, salvo el primero de abajo a la izquierda, que se considera muy atractivo y recibe el nombre de «boca se tigre».

Algunos ejemplos con árboles reales (aquí el espacio vacío «boca de tigre» se localiza abajo a la derecha).

24 04 2017

Niveles del Expositor

Por |24 abril 2017|Cursos|Sin comentarios

En el Arte del Bonsái la Naturaleza se utiliza frecuentemente como fuente de inspiración. Es por eso que no resulta casual, cuando vamos a exponer una composición de varios elementos, utilizar la distribución que observamos de ellos en su medio natural. Así, los árboles caducos que crecen en zonas menos elevadas, los colocaremos en los estantes más bajos. Los Pinos y Juníperos, que viven en zonas alpinas, los ubicaremos en las partes más altas de la mesa. El resto de objetos (Tenpai, Suiseki, Kusamono) seguirán una distribución coherente, para que el conjunto resulte armonioso y cuente una historia creíble.

Conceptos para la presentación de diferentes objetos de arte: 1. Estantería principal con niveles asimétricos; 2. Expositor asimétrico dividido para la presentación auxiliar; 3. Niveles del expositor superior, medio y bajo; 4. Área gráfica de un espacio de la estantería; 5. Área gráfica de un objeto de la exposición; 6. Altura de un elemento de exposición con una mesa; 7. Altura disponible para el emplazamiento; 8. Expositor para presentación complementaria.

La conexión de los puntos visuales de gravedad de tres objetos próximos, unidos por líneas imaginarias, deberá siempre resultar en un triángulo escaleno asimétrico.

Si nos fijamos en cómo se distribuyen las especies vegetales en una montaña, veremos qué árboles y plantas ocupan pisos bioclimáticos bien definidos. Podremos seguir este patrón, para dotar a la composición de mayor naturalidad.

24 04 2017

Ichi-no-eda vs Sashi-eda

Por |24 abril 2017|Cursos|Sin comentarios

La primera rama de un bonsái no es necesariamente la más gruesa, larga y llamativa. En esos casos, a esa rama que en orden ascendente ocupa una posición más baja, con respecto a las raíces (nebari), se le llama ichi-no-eda y la más importante entonces recibe el nombre de sashi-eda. La primera rama (ichi-no-eda), a veces también será la más potente y de mayor carácter (sashi-eda), en otras ocasiones no será así y cada una asumirá un papel distinto. Puede ocurrir que la primera rama sea más pequeña que otras más altas, convirtiéndose en un problema de difícil solución, pues la sashie-da que se localizará cerca no la dejará crecer lo necesario, al robarle parte de los nutrientes que le permitirían desarrollarse hasta alcanzar las proporciones adecuadas.

Y ahora bien, ¿por qué es tan necesario conocer cuál es la sashi-eda de un bonsái? Bueno, en realidad es muy sencillo, la sashieda es la rama que marca el carácter del árbol, su movimiento, dirección y la que define cómo se han de comportar el resto de elementos a su alrededor, incluidos los accesorios en una composición que queramos exponer.

Bonsái con primera rama a izquierda (ichi-no-eda) y rama principal a derecha (sashi-eda).

La rama más baja a la derecha asume el papel de ichi-no-eda y sashi-eda (dibujos: © Nacho Marín).