Bunjin, Arte en su Máxima Expresión

LITERATI

En la línea tinta del horizonte

sobre un cielo de papel, inexplicable, la rúbrica de tu tronco se delinea.

Desde la raíz el trazo vivo, áspero y leñoso,

asimétrico se eleva.

El viento te cincela

el tiempo como fuego te obliga, a seguir el metro de una poda sin sentido ni medida,

hoy rompe el compás de la rama,

mañana te corta la guía,

y aún así mantienes firme el gesto,

bajas caprichoso, obligado giras,

derramándote en torrente,

ascendiendo en el aire como una herida,

te detienes súbitamente en la punta, en el ápice,

y allí estallan y se abren

redondas muchedumbres,

como soles de hojas brillan

y cubren todo lo posible del dibujo y la línea.

El aire luminoso murmura en la fronda,

despeinados crisantemos en la brisa.

Tiembla el papiro

con el árbol de tu firma.

 

Miguel Vaquera